Mudarse con seguridad

Realizar una mudanza es una decisión que debe sopesarse bien, valorando todas las opciones posibles.

Mudarse desde Europa hacia América Latina es una decisión más dificil aún. Ya que la distancia es mayor, los costes son mayores, las regulaciones en cada país varían, los tiempos son mas largos, entre otras variables que se deben de tomar en cuenta.

Nosotros tenemos experiencia, conocemos la normativa de cada país y podemos asesorarle para que la realice de la mejor manera y al menor coste posible.

Las mudanzas son la ocasión idónea para hacer limpieza y deshacerte de todas aquellas cosas que no usas o no necesitas. Si eres de las que prefiere guardar, pero en tu nueva casa no entra ni un alfiler, puedes alquilar un trastero.

Luego, pasa revista. Comprueba que puedes usar el ascensor para subir muebles (hay comunidades que lo tienen prohibido); aparca tu coche en la puerta de tu casa, para que el “día D” lo cambies por la furgoneta; desconecta la nevera la noche antes…

2. Kit de supervivencia

Piensa en el día después o, incluso, en la noche, si no quieres dormir en un colchón sin sábanas y vestida. Ropa de cama, toallas, pijamas y un neceser para el baño son algunas de las cosas que no te pueden faltar. A la mañana siguiente, necesitas empezar con fuerzas, descansada… ¡Y limpia!

3. Momento “hacer cajas”

Para tener todo listo, necesitas empezar unas tres semanas antes del día de mudanza. Puedes comenzar por recopilar las cajas de los comerciantes de la zona y si necesitas más, comprárselas a las empresas de mudanzas (desde 2 €). Para seguir viviendo esas semanas con cierta normalidad, empieza a empaquetar todo aquello que no necesitas para tu día a día: libros, ropa de la anterior temporada… Y un consejo: Aunque la caja sea grande (o muy grande) no la cargues a tope, porque no podrás moverla.

4. ¿Cómo empaquetar una casa entera?

Manten un orden. Guarda cada habitación por separado y marca cada caja con el nombre de la estancia a la que corresponda. No olvides hacer inventario. Y si no quieres que nada se rompa por el camino, hazte con un rollo de papel de burbujas o con sábanas viejas, para envolver los objetos más sensibles.

5. Momento desmontar los muebles

Sobre todo, no pierdas ninguna pieza. Mete los tornillos y las piezas pequeñas de cada uno en bolsas de plástico, especificando el mueble del que se trate. Y si la cosa se complica, haz un croquis. Así, será más fácil montarlo de nuevo.

Visita nuestra web http://www.mudanzaslatinoamerica.eu y solicita un presupuesto personalizado

Anuncios